La Tertulia de los Monosabios


El paciente lector tiene en sus manos un libro que no es convencional, tampoco el prólogo que obedece a un persistente y viejo encargo que, no por merecimientos o conocimientos, sino por deuda personal de amistad, debía cumplimentarse como finalmente se ha hecho, a trancas y barrancas, y a modo y maneras del propio libro.
Pepe Palacios defiende la teoría de que cualquier persona, no afectada por las modernas fiebres globales restrictivas y absurdas, sabe que el hombre puede y debe utilizar a los animales, entre otras cosas porque no son lo mismo. Y en eso deja aparte a los anglosajones que, como en todo, opinan de manera diferente. Un ser humano no es igual a un caballo lo que no quiere decir que el caballo haya que maltratarlo pero sí domarlo y montarlo, por ejemplo.
La cuestión que, aunque no formulada explícitamente en el libro, se percibe en todas sus páginas es inexorablemente la misma. Fórmula de la cual, el autor, ha hecho lema a lo largo de toda su vida: tolerancia y buenas maneras.
¿Por qué hay gente que quiere prohibir los toros?, se pregunta Pepe. Es un espectáculo cruel, dicen; ¿en serio la tauromaquia somete a los animales a una vida más dura que cualquier explotación industrial?¿Lo relevante es que la tauromaquia es pública?¿El problema es verlo? Habrá que preguntarse entonces si queremos una sociedad donde una parte se arrogue el derecho de decir a los demás lo que puede ser visto y lo que no. Y si la tauromaquia no es necesaria, igual, tampoco lo son la danza o el teatro, sin las cuales, ciertamente, podríamos existir, aunque de una forma mucho más pobre.
Entre los muchos cambios en la sociedad del espectáculo que desde hace unos años aportan desasosiego a nuestros días, se evidencia un acusado y perturbador movimiento animalista que presenta una manifiesta voluntad de acabar con las tauromaquias, modificando de manera consustancial el ecosistema que tiene como centro el toro bravo. Y aunque lo primero que se nos viene a la cabeza cuando hablamos del ecosistema del toro en la dehesa, un paisaje que desaparecería o cambiaría sustancialmente con la desaparición del toro, también y de la misma manera desaparecerían esas pintorescas tertulias a modo de la que el autor del libro nos ilustra, que a la postre, conforman de una manera tradicional, social y humanística de entender la vida y relacionarse transversalmente, unos determinados grupos, al margen de las diferentes clases sociales a que pudieran pertenecer.
A lo dicho anteriormente es importante y necesario añadir que asistir a los espectáculos relacionados con la tauromaquia es un derecho inherente a la libertad como viene siendo reconocido por los tribunales una y otra vez. Todos los que quieren impedirlo exhiben una indisimulable mueca totalitaria.
Que estamos viviendo una época de incertidumbres y profundos cambios es evidente. Nuestra juventud no habla, “wasapea”. La gente se compra un perro para tener compañía, pero envía a sus mayores a una residencia. Y es que nuestra sociedad ha cambiado, para bien o para mal, con lo que la sociedad que Pepe evoca en su libro es, afortunada o desgraciadamente, otro tipo de sociedad.
En resumidas cuentas, aunque con un pretendido hilo conductor que a veces se enmaraña en el laberinto culterano habitual en los trabajos literarios de Pepe, el libro, como pronto descubrirá al lector, es un “totum revolutum” que nos cuenta…de todo, algo recurrente en nuestro autor, que , cual aguerrido espadachín, florete en mano, empuña el afilado lápiz, y se enzarza, indiscriminadamente, en tajos y mandobles a diestra y siniestra, como hiciera Don Quijote con los molinos de viento o el capitán Alatriste en sus desaforados duelos con sus bellacos enemigos. Porque en definitiva no se trata tan sólo de hablar de los toros, se trata de hacerlo de todo y no hacerlo de nada en concreto. Y es que cuando Pepe Palacios se cala su sombrero, se pone al mismo tiempo, el mundo por montera, y los límites, en sus libros desaparecen. Ahí se mezcla lo sublime con lo ridículo, lo trágico con lo cómico, la anécdota con la leyenda.
Y es que el libro que ustedes tienen en sus manos es una proeza. Y digo que es una proeza porque responde a una intención del autor seguramente incuantificable. ¿Pretende una finalidad puntual y concreta?¿Describirnos un grupo de personas vinculadas por una apasionada afición en común? Sí y no. ¿Acaso defender una determinada postura en el arte de Cúchares? Tal vez, pero no del todo. ¿Relatar, unas veces interesantes anécdotas, otras, formular opiniones o, simplemente, narrar sucesos incardinados en su mundo taurino? Digamos que todo eso y mucho más. En el fondo es un dejar volar el pensamiento, es el añejo platicar de lo divino y de lo humano, restaurando aquella comunicación coloquial tan humana y personal que en el antiguo foro romano utilizaban los ciudadanos, el pueblo, o aquella del ágora griega donde se podía hablar y se hablaba de todo, o como en los zocos de Tánger o Casablanca en donde puede oírse perorar de Mesi, del político de turno, o… del tiempo atmosférico. Discutir, debatir o hablar, eso es la tertulia de la plaza de toros origen de este libro, convertida, dos mil años más tarde en el ágora de unos pocos iniciados. Discuten, teorizan, polemizan pero en definitiva hablan, muy lejos de la trivialidad postmoderna de esta sociedad del espectáculo de nuestros jóvenes que pegados a su móvil, cada día, lo hacen menos. Los tertulianos allí se comunican, se humanizan, interrelacionan antes de volver a cada una de sus casas en donde seguramente, no tendrán la oportunidad de navegar por esos espacios siderales. Bienaventurados los que tienen tiempo y ganas de hablar de todo. Bienaventurado Pepe Palacios porque su ilusión se mantiene incólume, porque tiene ganas de hablar y polemizar de lo que le apasiona, porque nos regala con su inmensa humanidad. Enhorabuena a Pepe Palacios por esta sugerente intervención que, a buen seguro, habrá abierto algunos ojos adormilados aunque sólo sean los contertulios, a los que, además, caricaturiza, simpáticamente, en individuales dibujos personalizados.

José L. Pascual Plá
Vinaròs, abril 2019

 

Pedido La Tertulia de los Monosabios

Otros títulos dentro de: Estudio histórico y ensayo, Libros, Recientes