Breve historia de Vinaròs – 2ª edición

Escrito por:

UNA de las características particulares de la llanura costera en la que se encuentra Vinaròs y que va más allá de las diversidades y las oposiciones geográficas, es que es esencialmente una zona limítrofe y de paso. Esta vía de paso comunica las ricas llanuras agrícolas de Castellón y Valencia con el valle del Ebro y por Cataluña con Francia. Por consiguiente, Vinaròs ha sido punto de encuentro de corrientes comerciales y culturales procedentes del norte, del interior de la península, del sur y de ultramar por su condición de punto de embarque. Así pues, por la fuerza de la naturaleza, Vinaròs ha sido siempre una población tolerante, abierta a las nuevas ideas, recibidas sin xenofobia y adoptadas después de pasadas por el filtro de su particular visión de la vida. Tanto las penetraciones pacíficas como las invasiones destructoras se han visto aquí finalmente diluidas, absorbidas y amortiguadas. A lo largo de los siglos, han convivido en esta región iberos edetanos, romanos, visigodos, árabes, cristianos y actualmente inmigrantes de todas las razas. El determinismo geográfico y las circunstancias históricas han hecho de los vinarocenses una población abierta, permeable a todas las influencias.UNA de las características particulares de la llanura costera en la que se encuentra Vinaròs y que va más allá de las diversidades y las oposiciones geográficas, es que es esencialmente una zona limítrofe y de paso. Esta vía de paso comunica las ricas llanuras agrícolas de Castellón y Valencia con el valle del Ebro y por Cataluña con Francia. Por consiguiente, Vinaròs ha sido punto de encuentro de corrientes comerciales y culturales procedentes del norte, del interior de la península, del sur y de ultramar por su condición de punto de embarque. Así pues, por la fuerza de la naturaleza, Vinaròs ha sido siempre una población tolerante, abierta a las nuevas ideas, recibidas sin xenofobia y adoptadas después de pasadas por el filtro de su particular visión de la vida. Tanto las penetraciones pacíficas como las invasiones destructoras se han visto aquí finalmente diluidas, absorbidas y amortiguadas. A lo largo de los siglos, han convivido en esta región iberos edetanos, romanos, visigodos, árabes, cristianos y actualmente inmigrantes de todas las razas.

El determinismo geográfico y las circunstancias históricas han hecho de los vinarocenses una población abierta, permeable a todas las influencias.Otra constante en el devenir histórico de Vinaròs, es el haberse encontrado durante dilatados períodos de tiempo en el extremo norte de un territorio. Con la única excepción del tiempo de la dominación romana, en que esta zona se encontraba inmersa en la provincia Tarraconense, ya en época ibérica la comarca constituye el límite norte de influencia de lo que se ha denominado Edetania. Durante la dominación musulmana, nos encontramos en el extremo norte del territorio llamado “Shark-al-Andalus”, y finalmente, desde la conquista cristiana, Vinaros es la frontera norte del nuevo Reino de Valencia. Esta prolongada condición “fronteriza” y su alejamiento de los centros de poder: Edeta (Liria), Tarraco y después Balansiya-Valencia, ha contribuido a conformar el carácter de la población.En 1932 Juan Manuel Borrás Jarque termina la publicación de su monumental “Historia de Vinaros”, que cierra en 1931 el período historiado, al proclamarse en España la II República. Desde aquel momento hasta nuestros días han visto la luz en nuestra ciudad numerosos trabajos de investigación y de divulgación histórica, abarcando diversos períodos y aspectos particulares del devenir histórico de la población. No obstante, el tiempo transcurrido desde aquellos ya lejanos años, pide una actualización del relato de los acontecimientos vividos por los vinarocenses en los años restantes del siglo XX y primeros del XXI, en los que esta ciudad ha sufrido tan graves acontecimientos y experimentado tan grandes cambios.También ha sufrido grandes cambios desde aquella época, la forma de entender y de exponer la Historia. Hoy en día se da más importancia a la evolución y la transformación de la sociedad de la mano de la cultura y de la economía, grandes condicionadoras de los acontecimientos, que a los sucesos de la Historia clásica: reyes, batallas y otros hechos que únicamente merecen un interés histórico cuando provocan cambios sociales.El conocimiento de la propia historia ya no se limita a unos pocos eruditos, sino que se hace extensiva a toda la población, en particular a las nuevas generaciones que se incorporan al interés por lo que ha sido en el pasado el devenir de la población en la que viven.Esta obra carece de toda pretensión de erudición. Es más, la mayoría de su contenido se basa en trabajos de otros autores, adaptándolos formalmente a la brevedad expositiva y al propósito divulgador que la inspira. Sirva ello para excusar las posibles e inevitables generalizaciones u omisiones en que haya podido incurrir.Considerando que las variaciones en el nombre de la población, desde el primitivo Ibn al-Arús o Bynalaros hasta el actual Vinaròs, son un elemento más de su historia, he procurado utilizar en cada período la forma de escribirlo en la época correspondiente.Finalmente, deseo agradecer a Arturo Oliver, a Ramón Redó y a Pedro Barceló sus observaciones y puntualizaciones que me han permitido corregir algunos aspectos del texto, y a la Associació Cultural “Amics de Vinaròs” el haberme permitido hacer uso de sus ricos fondos documentales.
El autor

 

Pedido breve historia de vinaros breve historia de vinaros @ €15,00

Otros títulos dentro de: Estudio histórico y ensayo, Libros